Día del Geoparque Villuercas Ibores Jara

Estándar

Banner-básico

Esta semana ha tenido lugar en la Red Europea de Geoparques una serie de jornadas dedicadas a promover eventos que den a conocer estos lugares privilegiados, ha sido por lo tanto una semana especial en los pueblos que componen el Geoparque Villuercas Ibores Jara, que culmina hoy con la celebración del Blog Day Geoparque Villuercas Ibores Jara.

IV Semana Europea del Geoparque: “Donde las rocas viven”

Este ha sido el lema elegido por la Red Europea de Geoparques para llenar una semana de actividades en las que los vecinos de esta comarca cacereña han podido disfrutar de multitud de actividades y conferencias relacionadas con el paraíso natural en el que tienen el privilegio de vivir.

Las posibilidades de desarrollo turístico que la declaración de geoparque ha tenido en la zona, conferencias de carácter científico, actividades para niños, rutas y visitas a los geositios son solo una muestra de las principales actividades que se han llevado a cabo en la zona esta semana.

Es un granito de arena más para poner en valor a la Extremadura más impresionante pero a la vez más olvidada. Gracias al trabajo de algunos “locos” que creyeron en las posibilidades de esta zona para convertirse en Geoparque Internacional, hoy día se está haciendo una apuesta clara por el desarrollo de infraestructuras que hagan de las Villuercas un polo de atracción turística para visitantes.

Solo cabe esperar que las distintas administraciones (ayuntamientos, diputación, junta y gobierno) estén esta vez a la altura con una de las zonas más olvidadas y desatendidas de Extremadura, pero que encierra en su interior un auténtico paraíso natural.

Si aun no conoces el Geoparque Villuercas Ibores Jara, no se a que estás esperando para poner rumbo al paraíso.

La pista de padel de la plaza de Cáceres – World Padel Tour

Estándar

No se cuantos seguidores tendrá el padel en Cáceres, y tampoco es una cosa que me interese mucho, pero en los últimos días hay una polémica en la ciudad en torno a la instalación de la pista de padel en la plaza de Cáceres. Las opiniones son variopintas, desde los que la defienden a ultranza hasta los que la califican de horterada que afea el patrimonio y atenta contra el buen gusto.

A mi no me parece mal la pista de padel en la plaza de Cáceres. Sí, el deporte elegido se presta a coñas sobre pijos, lacoste, y elitismo, pero las entradas están segun la web oficial del evento en 10 euros el viernes y 15  euros el sábado y domingo. Viendo lo que cuestan otros eventos deportivos o una entrada al cine o teatro… no me parece caro.

El World Padel Tour Cáceres es al final publicidad para la ciudad. Un evento del que se hablará en los medios especializados, y la foto que saldrá detrás es la ciudad antigua. Aunque los pijos no nos caigan bien, el padel no nos guste, y desde abajo puedan parecer muchos hierros, la foto desde arriba con la pista y la ciudad antigua al fondo es impresionante y demuestra que en Cáceres se hacen cosas diferentes.

Otra cosa es si esto ha costado dinero a las arcas municipales y cuanto, y si eso compensa con la publicidad que dará a la ciudad, pero calificarla de entrada como una horterada no creo que sea lo más adecuado.

Horterada era la megacarpa para la pista de hielo de este invierno, porque eso sí que no aportaba nada y colocaba una barrera de plástico blanco que impedía ver el arco de la estrella.

Para gustos los colores, pero yo quiero una Cáceres dinámica en la que se hagan cosas diferentes, que huya de la monotonía y arriesgue con propuestas nuevas.

  • En Londres 2012 las pruebas de voleibol se hicieron en el Cuartel de la Caballería Real:

LOCOG Test Events for London 2012 - VISA FIVB Beach Volleyball International (Photo by Getty Images)

  • En Edimburgo montan unos graderios y una parafernalia de megafonía y luces para el military tatoo que ríete tu de la pista de padel, y lo hacen a pie de castillo y con unas gradas de la leche que sobresalen de lo alto de la esplanada de entrada:

edimburgo-military-tatoo
edimburgo-military-tatoo-gradas

Fotos de wikipedia, autores: Caroline Maybach y Kim Traynor

¿Por qué en Cáceres no podemos montar una pista de deporte en la Plaza Mayor?, al menos si no os gusta pensad que es algo temporal, no como cuando pusieron la “bandejina”, que eso tenía previsión para estar ahí toda la vida…

Fulanito el del Parador

Estándar

Soy de Guadalupe, un pueblo pequeño de 2000 habitantes sin grandes (ni pequeñas) fábricas o industrias. Un lugar en el que cuando veiamos por la tele las protestas por el cierre de una empresa como mucho haciamos memoria por si algún paisano de los que había emigrado andaba trabajando por ahí, pero nunca habíamos visto algo así en nuestro pueblo, eran de esas cosas que no nos afectaban.

En Guadalupe solo hay dos empresas grandes: El parador y la Hospedería del Monasterio. Habían estado ahí desde siempre, o al menos desde el siempre que los más jóvenes conocemos. Es rara la familia del pueblo que no tiene a alguien en alguno de estos lugares trabajando, y son muchos los vecinos de Guadalupe que empezaron aquí en el Parador de Turismo y ahora están repartidos por toda la geografía como camareros, cocineros o recepcionistas.

Esta semana conociamos los planes de Paradores para cerrar el nuestro durante 5 meses junto con un expediente de regulación de empleo que hará que algúnos vecinos vayan directamente a la calle, sin contar con aquellos y aquellas que iban periodicamente cuando se necesitaban refuerzos para fines de semana con bodas o grupos grandes.

Esta mañana he visto una imagen de decenas de trabajadores y vecinos del pueblo protestando delante del parador, una de esas imágenes que se suelen ver por la tele o en los periódicos, pero esta vez no era en una empresa lejana, era en lo alto de la candelera, frente a la iglesia nueva, y los trabajadores que protestaban no eran desconocidos, eran vecinos y vecinas de mi pueblo, a muchos de ellos no les conozco por el apellido, sino por “fulanito el del parador”, han ligado su vida a una empresa hasta tal punto que su apellido es el de la propia empresa.

La directora de paradores triplica el sueldo del presidente del gobierno, el resto de directivas cambiaban los audis oficiales por unos golf automáticos por simple capricho y a cuenta de la empresa, y la directora de recursos humanos de la empresa se dedica en su horario laboral a ir diariamente a misa. Pero a fulanito el del parador le dicen que se busque otro apellido porque no es rentable.

Esto es lo que sucede cuando la rentabilidad económica se relativiza tanto que se olvida por completo la rentabilidad social de una empresa pública. Pero mientras tanto seguiremos pensando que esto es una crisis económica, de números. La duda es durante cuanto tiempo seguiremos viendo como ajenas las imágenes de los EREs en empresas.

Primero vinieron a buscar a los comunistas, y yo no hablé porque no era comunista.
Después vinieron por los socialistas y los sindicalistas, y yo no hablé porque no era lo uno ni lo otro.
Después vinieron por los judíos, y yo no hablé porque no era judío.
Después vinieron por mí, y para ese momento ya no quedaba nadie que pudiera hablar por mí.

– Martin Niemoeller – (comunmente atribuída a Brecht por error)

 

Ley de Gobierno Abierto

Estándar

Hace unos dias el Gobierno Vasco presentaba una web en la cual cada ciudadano puede ver al detalle en que se gasta su gobierno los impuestos, hoy se ha registrado en Extremadura la propuesta de Ley de Gobierno Abierto de Extremadura.

Son tiempos difíciles para la política y muy complejos para los políticos, o al menos para aquellos que aun creen en la política como medio para transformar la sociedad. Pero son ellos solos los que se han ganado a pulso tener a la gente tan cabreada en la calle gritandoles que no les representan, porque en buena medida son muchos los que no lo hacen.

Estas dos iniciativas, la vasca y la extremeña, posiblemente no abran periódicos ni noticias en radio y televisión pero en estos tiempos en los que la desafección con los políticos va en aumento, es bueno que se escuche el cabreo generalizado y se empiecen a poner las bases para una nueva forma de hacer política.

Y es que esta propuesta de ley, acordada por los tres grupos de la asamblea, bien podría llamarse: Ley del sentido común, pues en eso se basa, en aplicar el sentido común al ejercicio de la cosa pública, en dar participación a la ciudadanía en la toma de decisiones y la exigencia de responsabilidades.

El primer paso ya está dado, ahora toca ponerlo en práctica y evitar que vuelvan a suceder cosas como que un gobierno abra una plataforma de opinión ciudadana, no la utilice, y cuando llegue el siguiente la cierre sin darle una segunda oportunidad, puesto que así dificilmente podremos los ciudadanos volver a creer en la política y seguiremos pensando que no nos representan.

Para terminar, agradecer a César Ramos, el impulsor de esta ley, su trabajo y dedicación durante estos meses para que quienes aun creemos un poco en esto de la política, sí nos sintamos representados.

Puedes descargarte la propuesta de Ley aquí.

Un pueblo normal

Estándar

En ocasiones pienso que el mio es un pueblo normal. Un pueblo como todos, con un campo de futbol en la estación en el que alguno de sus gobernantes se ha preocupado de adecentar y ponerle el nombre que se merece: Campo de futbol “Luis Reinoso”.

Un pueblo donde se mima y se cuida el movimiento asociativo y deportivo, un pueblo que está a la altura de sus grandes eventos y que cuando vienen miles de caballistas con sus animales se preocupa de que todo salga bien, que no accedan al pueblo en caballo personas que harían explotar un alcoholímetro, que vigila que todo se haga de forma ordenada, que aprovecha la circunstancia para realizar actividades paralelas, que mantiene limpia sus calles y plazas de forma que una hora después de haber pasado tanto animal no parezca un estercolero.

Luego me despierto, vuelvo a la realidad y me encuentro que mi pueblo no es un pueblo normal. Se ponen trabas al movimiento asociativo cultural y deportivo, no se ayuda a la iniciativa colectiva de montar una media maratón ni se arregla el campo de futbol. Luis Reinoso tan solo tiene el cariño de su pueblo, de todos los chavales  que pasaron por él (algunos ya con nietos) pero no de ninguna corporación municipal. El campo de futbol o el pabellón siguen sin llevar su nombre;  y cada 12 de octubre la puebla se llena de mierda hasta que sus vecinos sacan el cepillo y la manguera para poder salir a la calle sin mascarilla.

Decía Ismael Serrano en uno de sus conciertos que todos tenemos una relación de amor odio con aquel lugar en el que vivimos o en el que nos hemos criado. Yo lo tengo con Guadalupe, un pueblo al que quiero pero que es capaz de cabrearme con la pasividad y desidia de los que no son capaces de ver más allá de sus ojos las posibilidades inmensas de un lugar en el que la gente quiere participar, está deseosa de trabajar por su pueblo pero que quienes se presentan precisamente para ello, para trabajar por el pueblo, son los culpables de no solo no encauzar esa participación sino encima de entorpecerla.

Ahora se ha creado una junta de seguridad local para el día 12 de Octubre, está bien hacer de forma oficial y ordenada lo que ya se hacía desde hace algunos años (coordinación guardia civil, protección civil, cruz roja, policía local…), pero no solo hay que asegurar el desfile último. ¿Que pasa con las rutas por las que van los jinetes?, ¿y con los destrozos en fincas por las que pasan algunos animales a caballo? ¿Y con los coches que aparcan en vados el día 12? ¿y con los jinetes que van bebidos? ¿y con la mierda que dejan por las calles? ¿y con el estado en el que queda el campo de futbol?

Y luego hay jinetes que se preguntan que por que a los guadalupenses no nos hace mucha gracia lo de recibir miles de caballos el día 12 de octubre, mientras alguno me lo preguntaba recordaba a aquel jinete que pretendía un año entrar a caballo a la iglesia ante las risas y brindis de sus compañeros, a esos jinetes que entran con la copa en mano a la plaza gritando viva la Virgen de Guadalupe con una medalla del Rocío al cuello. Yo sueño con que un día al despertarme mi pueblo sea un pueblo normal y me gustaría que ellos al despertarse se comportasen como gente normal y tomasen conciencia de que están en la Puebla de Guadalupe y no en la Aldea del Rocío.

Un Candil para la OEX

Estándar

Habrá quien considere una frivolidad que con la que está cayendo en este país algunos reivindiquemos la cultura como una de esas líneas rojas que no se pueden traspasar en esa práctica tan de moda para nuestros dirigentes de hoy en día: los recortes.

En el anterior post hablaba del mundo rural y de las graves consecuencias de cerrar los PAC. Hoy traigo aquí las graves consecuencias que traería a Extremadura el cerrojazo que se le quiere dar a nuestra orquesta, a la OEx.

Monago inicio su mandato con una caza de brujas hacia Jesús Amigo, el director titular de la OEx. No paró hasta que se lo cargó.

Ahora les toca el turno a los músicos de esta joven orquesta que inició su andadura un 27 de octubre en un concierto inaugural en el Monasterio de Guadalupe. De nada les sirve al “Gobierno de Extremadura” los planes de viabilidad que los propios músicos han elaborado para su supervivencia. La “hoja de ruta” (esa forma tan particular que tienen los dirigentes de llamar a “sus soluciones”) está marcada de antemano. No quieren a la orquesta. La cultura, la música, eso de vivir de ser artista, está mal visto. Ya se sabe que los artistas suelen tener esa absurda manía de crear y pensar por si mismos.

En la última década el salto de calidad de los músicos extremeños ha sido más que notable, cada vez son más los paisanos que se han formado en nuestras escuelas de música y conservatorios y que hoy día pueden vivir de la música. Son muchos los extremeños que gracias a la apuesta que se ha hecho en los últimos años por la música en Extremadura han podido salir y vivir de ello.

Y si no se lo creen solo tienen que ver el salto de calidad que nuestras bandas (principalmente en la provincia de Badajoz con un gran apoyo de la diputación provincial, que todo hay que decirlo) han dado en los últimos años.

Si seguimos considerando la educación y la cultura como un gasto y no como una inversión es que como sociedad no hemos aprendido una mierda.

El sábado pasado en Badajoz cientos de paisanos se juntaron con los profesionales de la OEX para protestar por los planes del “Gobierno de Extremadura” haciendo lo que mejor saben hacer: tocar.

Desde aquí, un Candil para la OEX:

[vsw id=”vXX5i_qBNnY” source=”youtube” width=”420″ height=”336″ autoplay=”no”]

FIRMA EN APOYO A LA OEX

Aldeacentenera

Estándar

Pese a ser una localidad que tenía muy cerquita de Guadalupe, tardé bastante en conocer Aldeacentenera. Fue hace algunos años, cuando de la mano de Sergio fundamos allí la Agrupación local de Juventudes. Ya ha llovido, el secretario provincial de JJSS por aquellos entonces era un joven César Ramos sin entradas en la frente. Muchos de los que ahora están en juventudes no habían cambiado los dientes de leche y casi me atrevería a decir que algunos de los que acaban de entrar no habían ni nacido.

Desde el principio se notaba que aquello era un pueblo con una magia especial, de otra pasta. La casa de cultura se llamaba (y se llama) Pablo Iglesias, y en la plaza del pueblo se podía ver un Libro de hierro con una poesía en homenaje a Pablo Naranjo, el cual da nombre a unos premios que celebran anualmente en la localidad.

Kiko, su alcalde, siempre te cuenta primero cuales son los proyectos que tiene para acto seguido contar todas las cosas que han hecho últimamente, no sin dejar siempre un toque reivindicativo para su pueblo, para su comarca y para las zonas rurales de Extremadura.

Hace unas semanas les han comunicado que les cierran el PAC (Punto de Atención Continuada), que para que nos entendamos no es otra cosa sino las urgencias sanitarias del pueblo. Por lo visto, para la Junta de Extremadura el Gobierno de Extremadura, la salud de los vecinos de Aldeacentenera y alrededores no es algo rentable.

 

Y aquí es donde viene todo un ejemplo de unidad y de acción de un pueblo dispuesto a luchar por su futuro. El día que cerraban el PAC centenares de vecinos se presentaron en las puertas del mismo para impedir su cierre, hubo vecinos que hasta se metieron debajo de la ambulancia para impedir que se marchase y desde el día 1 de Junio han organizado turnos para impedir que algún funcionario del Gobierno de Extremadura pase por allí a cerrarles y tapiarles el PAC. Lo cuentan desde un grupo que han creado en Facebook. Allí se puede ver como van las jornadas y los cambios de turno. 24h al día, un pueblo entero que ha tomado el centro.

No dejan de poner pancartas por todos lados, ayer colocaron un gran lazo negro en la torre de la iglesia y este sábado organizan un concierto en solidaridad con el pueblo. Hasta hay ya voluntarios que se han ofrecido para crear un PAC autogestionado.

Mal vamos si a estas alturas empezamos a ver la sanidad o la educación como gastos. Hay cosas que no se tocan, con las que no se hace negocio. Un médico en Aldeacentenera salva vidas, luego jamás nadie podrá decir que no es rentable o sostenible.

Algunos tienen su hoja de ruta marcada, lo tienen claro: recortar en sanidad y educación para que esta sea cada vez más deficitaria y empuje al ciudadano que pueda permitirselo a tener que asistir a la sanidad o la educación privada, quedando la pública para la beneficiencia. Y cuando esto sea así, ¿que empresa querrá montar un centro de salud o un colegio en un pueblo de 800 habitantes?

Por si esto no fuese poco:

El mayor grupo empresarial de sanidad, que se está quedando con la gestión de los hospitales públicos en Madrid, Castilla la Mancha o Valencia, se llama CAPIO. Les invito a que busquen un Rato en google quien está detrás de esta empresa, igual se llevan una sorpresa que les da algunos Dolores.

Toda mi solidaridad y apoyo al pueblo de Aldeacentenera, hoy son ellos, mañana puede ser mi pueblo, pasado puede ser el centro de salud de tu barrio.

El peto Verde

Estándar

Lo admito, en ocasiones no he sido buen embajador de Guadalupe,  lo calificaba como una ciudadanía apática que no se solía unir en torno a proyectos comunes y colaborativos, acostumbrada a vivir en un pueblo con demasiadas particularidades, puesto que pese a tener poco más de 2.000 habitantes está más que acostumbrada a recibir miles de visitantes y a ser una mezcla de culturas y tradiciones. Un pueblo marcado por su história y que ha crecido culturalmente  por encima de su entorno gracias a la influencia de tener un Monasterio de gran importancia durante siglos en el corazón de la puebla y de posteriormente ser un polo de atracción turística en la zona, algo que se incrementó notablemente con la declaración de Patrimonio de la Humanidad.

Pero en estos últimos tiempos he empezado a cambiar positivamente esa opinión, gracias a una serie de colectivos que de manera espontánea pero agitados por personas individuales sin afán de protagonismos, pero sí con un gran sentido del trabajo colectivo, han impulsado un nuevo tiempo en la puebla que espero que sea para largo.

La unidad colectiva de empresarios y ciudadanos de las Villuercas en torno a un proyecto, el Geoparque, que viene a renovar la ilusión y las ganas de emprender de una de las comarcas más abandonadas de Extremadura,  pasó de ser un sueño colectivo a una realidad presente. El Geoparque es lo que es gracias al trabajo de decenas de vecinos anónimos de la comarca y será lo que quiera ser gracias a continuar en esa senda de trabajo comenzado cuando a alguien se le ocurrió que esos pedruscos que forman la sierra de las Villuercas servían para algo más que para poner puestos de caza.

Un grupo de zarzuela surgido por las ganas de recuperar el género chico para la puebla, en un trabajo colectivo que huye de protagonismos unipersonales y que ha formado un gran grupo humano que durante más de un año ha trabajado contra viento y marea para revolucionar culturalmente un pueblo adormecido y acostumbrado a tiempos mejores en los que parecía que la actividad cultural nos venía regalada en forma de otoño cultural o grupos internacionales que pisaban la plaza de Guadalupe.

Un alquitranado frustrado de la plazuela del Alamillo, que consiguió que lo que se levantase no fuese el empedrado de una de las plazuelas más representativas de la puebla, sino sus vecinos contra una decisión absurda e irresponsable que podría haber dado al traste con una de las postales arquitectónicas de Guadalupe más representativas.

Y el fin de semana pasado en el que el deporte volvía a su máxima expresión, a aquella época dorada del Villuercas 120 de Luis, pero esta vez en formato de Marathon de Montaña en la que más de 200 personas llenaban nuestras calles y caminos con zapatillas de deporte para reivindicar una vez más que cuando se quiere se puede conseguir lo que se desea. Trabajo desinteresado y sin afán de protagonismos por parte de Lino y Rocío que han conseguido que cientos de paisanos se colocasen un peto verde de voluntario y tuviésemos en Guadalupe un ejemplo más de lo que es capaz de hacer un pueblo cuando se le pone ganas, ilusión y corazón a lo que se quiere.

Empoderamiento ciudadano, una palabra muy de moda últimamente, que reivindica el poder ciudadano ante el hartazgo de esta sociedad con sus políticos incapaces,  aquellos que los árboles impiden ver el bosque y que su burbuja de aislamiento les impide ver las capacidades de una población con ganas de impulsar el medio rural y poner a sus pueblos en el lugar que se merecen.

Se terminaron los días de apatía en Guadalupe, el pueblo ha tomado conciencia de lo que es capaz de hacer sin apoyo institucional, y puede que todo fuese más fácil sin zancadillas, pero estas lejos de hacernos caer en la dejadez y el pesimismo, lo único que van a conseguir es que venga más gente a ayudar a levantarnos y a seguir trabajando por el futuro de nuestro pueblo.

Otros seguirán pensando que Guadalupe funciona solo a base de semanas taurinas,  verbenas populares o  bastón de mando para amenazar con clausuras de espacios culturales. Allá ellos si quieren seguir seguir delante del árbol que les impide ver el bosque, en sus manos está la oportunidad de sumar y de sumarse, de momento solo saben restar, y aunque lo intenten, creo que tendrán complicado dividir.

—-

Actualización:

A puntito que estaba de dar al botón de publicar y me encuentro con la madre de todas las zancadillas, por lo visto el centro cultural no es un lugar apto para los grupos de Zarzuela, teatro o folcklore de nuestro pueblo. Creo que la burbuja en la que viven algunos empieza a quedarse sin oxígeno, ante la cerrazón y el apropiamiento de los espacios públicos a golpe de cerrojazo, ya hay vecinos/as proponiendo acciones culturales. Empoderamiento frente al apropiamiento, y todo a golpe de facebook con nombre y apellidos, sin necesidad de ocultarse.