Sin prisa

Estándar

…Pero sin prisa, que a las misas de réquiem nunca fui aficionado…

Así describía Sabina sus sensaciones al pasar la frontera psicológica de los 40 y diez, y esa es una de las frases que mejor describen las sensaciones ante el fin de semana que empieza este viernes en Madrid.

Allí se celebra el 24 congreso federal de JSE, mi último congreso federal como delegado de juventudes, la organización en la que entre cuando España gritaba contra la guerra de Irak, mi organización, en la que he crecido, en la que he aprendido tanto y  la que me ha permitido conocer a tanta buena gente.

No me arrepiento del día que entre en Hernán Cortés 36 con mi amigo Kike a preguntar que era eso de juventudes. Allí había una panda de locos en un zulo: César (joven y sin entradas), Kurdo (no paraba quieto), Jorge (Bisbal con aun más rizos), Juanra (con pelo!!) y Jandro (con su abrigo largo que le llegaba a las rodillas).

Cuando me quise dar cuenta me había liado la manta a la cabeza y una noche cenando, Leire (mi diputada favorita y cuya hermana tiene mejor gusto para elegir coche) me decía directamente y sin anestesia que me fuese haciendo a la idea de lo que me esperaba en la agrupación local de Cáceres.

El resto ya vendrá dentro de un par de años en un post de réquiem, ya saben, sin prisa, que a las misas de réquiem nunca fui aficionado.

Muchas cosas han pasado, buenas, malas y mediopensionistas que diría el otro, pero me quedo con las buenas. Con la gente, con mi gente.  Con las bodas y divorcios, con los campamentos, con los premios a la memoria histórica, con las jornadas, con el casar (mi segundo pueblo) con la gente que ha llegado después, con los que están llegando. Con los cabezones y hasta con el humor moralo (negaré haber dicho esto).

Se que puede sonar a despedida pero no lo es: sin prisa, que a las misas de réquiem nunca fui aficionado.

Ecuador de campaña

Estándar

Las campañas electorales son esas cosas que muchos denominan costosísimas e inútiles, pero que tienen un gran valor, puesto que sirven, o al menos en teoría, para que los partidos políticos expliquen cuales son sus propuestas programáticas para los próximos cuatro años. Es el contrato que los partidos ofertan a la ciudadanía.

Esto es lo que dice la teoría, y sobre ella podríamos discutir y rellenar miles de post.

Para los militantes una campaña electoral es como para el apasionado del fútbol la fase final un mundial en la que su equipo se la juega.

Para algunos las campañas están protagonizadas por olores (el de la cola y cinta de pegar, el de los carteles recien llegados de imprenta, el de las lonas que se ponen en los escenarios…), de sonidos (el de los coches con megafonía en el pueblo, la radio de los viajes por Extremadura, el megáfono, los cánticos, el humor moralo…) y de sabores (las migas del padre de Iñaki, las cenas a deshoras al regresar de un pequeño pueblo de los Ibores o la sierra de Gata).

Son días en los que te montas en un coche sin saber muy bien a donde te toca ir ni en que día de la semana vives, pero son días que te permiten conocer la realidad más dura de nuestros pueblos, de conocer a muchos compañeros y ver como los pueblos están llenos de gente dispuesta a luchar por sus ideas, por sus pueblos y por su gente.

Para muchos de los militantes de juventudes esta campaña es muy especial, Leire Iglesias, nuestra Leire, la Leire que se ha formado en juventudes y que llegó a la presidencia del comité federal de JSE, es la apuesta del PSOE para ir de nº1 al congreso.

Fernández Vara suele comenzar sus mitines diciendo algo así como que “un partido es lo que queda cuando desaparecen los cargos”. En Extremadura ya han desaparecido, y quizás sea por eso por lo que por fin han empezado a valorar lo que había debajo. En esta campaña ya no son los cargos los que salen a dar mitines por el pueblo, sino los militantes con alguna pequeña responsabilidad los que nos estamos pateando la provincia para pelear por cada voto. Largas jornadas en la sede preparando la intendencia con Jorge, Santi y compañía, km por la tarde para llegar a un pueblo a compartir atril con unos compañeros que te reciben con los brazos abiertos y regresar a Cáceres con el tiempo justo para coger los carteles e irte de pegada. No nos quejamos, somos unos privilegiados por poder hacer aquello en lo que creemos.

La política está desprestigiada, y se lo ha ganado a pulso colocando a mucha gente que debería haber servido y se dedicó a servirse. Lo tenemos en todos los partidos, también en el mío. A mi también me cabrea e indigna, pero cuando llega una campaña y vuelvo a recorrer los pueblos de Extremadura con los compañeros y compañeras, vuelvo a reconciliarme con esto de la política, a descubrir que sí sirve para cambiar las cosas y que la mayoría de la gente está en esto para cambiar las cosas, sea cual sea su modelo o su forma de entender la sociedad.

#quetejuegas

#quetejuegas
Estándar

#quetejuegasSon tiempos difíciles, nos habíamos acostumbrado a vivir por encima de nuestras posibilidades, áticos, duplex, cochazos… y de repente la burbuja del espejismo explota, y nos damos cuenta de que el ático, el duplex, el cochazo, los cruceros y el apartamento en la playa no son nuestros. Adiós a la buena vida, bienvenida la austeridad.

Esto, que es algo que hemos visto en muchas familias a nuestro alrededor, no ha escapado tampoco a la administración pública que también ha vivido por encima de sus posibilidades y se ha creído que podíamos tener de todo en todos sitios. Y cuando todo estalla es el momento de la racionalización, de recuperar para el vocabulario diario la “austeridad”.

Son momentos de reorganizarse, de ser conscientes que hay que poner límites a los desmanes, de admitir que son tiempos difíciles, que hay que apretarse el cinturón en las casas pero también en la administración.

Llega el momento de explicar que nos habíamos pasado, que no podemos tener campos de césped en todos los pueblos, que no podemos poner piscinas climatizadas como setas o que la administración no puede construir aeropuertos en una comunidad autónoma como la extremeña, con poco más de 1 millón de habitantes.

Pero hay algunas cosas que son irrenunciables. Ajustes, austeridad y reconversiones todas las que hagan falta, pero siempre hay un límite, una raya que no podemos rebasar.

Un candidato a presidir la Junta de Extremadura despreció la semana pasada la innovación como modelo de futuro para Extremadura y compañeros suyos en otras comunidades empiezan a decir ya lo que realmente quieren: privatizar servicios públicos como la sanidad y la educación e introducir el copago como fórmula de financiación para estos servicios públicos básicos.

Y aquí es donde está la línea roja que no se puede rebasar. Primero porque el término ya es un engaño. La sanidad y educación actual no es de copago, es de pago directo, porque la pagamos todos con nuestros impuestos. ¿Quieren que la paguemos dos veces? o peor aun, ¿que entienden por dinero público?. El dinero público no es propiedad de un ente abstracto llamado administración, es dinero de todos los contribuyentes, es decir, es mi dinero, y el tuyo.

Hay líneas rojas que no nos podemos permitir rebasar, y puede que ya hayamos rebasado alguna. Es importante que la gente sepa que se juega en las próximas elecciones, es importante que sepamos que vienen tiempos difíciles en las que habrá que hacer cosas que no nos gusten, pero lo importante de verdad es que nadie caiga en la trampa de “todos son iguales”, porque no es así.

Es importante que sepamos que nos jugamos, es importante que sepas #quetejuegas

docemil

prohibido girar a la derecha
Estándar

prohibido girar a la derecha

12.000, esos son los kilómetros que me separan del primero de diciembre.

12.000 km de viaje diario de Cáceres a Badajoz, 12.000 km en los que incluyo Zaragoza, Sevilla, y Madrid.

Son 12.000 km felices, que me han cambiado muchas formas de ver las cosas, 12.000 km de ilusiones compartidas, 12.000 km en los que me ha dado tiempo a pensar, 12.000 km que me hacen sentir que lo que hago sirve para algo, que podré decir que puse un granito de arena.

12.000 km conociendo gente nueva, reencontrandome con esa gente que parece que siempre hubiese estado ahí.

12.000 km que me llevan a un trabajo que me gusta, donde cada día aprendo un poquito más, donde cada día luchamos por mejorar las cosas. 12.000 km para llegar a la oficina y tomar un ristretto, esperar que lleguen los donuts del viernes o desear llegar a Cáceres para tomar algo en San Blas.

12.000 km entremezclados en los que meto en el mismo saco dos sitios desde los que poder trabajar para cambiar las cosas: la empresa en la que curro y el lugar en el que participo en política. Dos cosas que no tienen nada que ver, pero que sumadas, hacen 12.000 km

A por otros 12.000

Víctor y Filomena

Estándar

Llevamos un par de años hablando de crisis, de paro, de lo mal que está la vida, quejándonos por todo. ¿Tiempos difíciles?

Víctor Merchán era presidente de las Juventudes Socialistas de Piornal, tras la sublevación contra el gobierno democrático de la II República fue sometido a un consejo de guerra en 1936.

Gracias a las gestiones de su familia pudo conseguir los servicios de un abogado y ser condenado “tan solo” a 12 años en vez de a los 30 habituales en esos casos. Permaneció en la cárcel hasta 1940, año en el que conoció a Filomena, la que un año después se convertiría en su esposa

En 1943 tuvo a su primer hijo y justo después se vio obligado a huir a las sierras del Valle del Jerte, principalmente al Torno y Piornal, perseguido por las fuerzas franquistas.

Comenzó su vida como maqui junto con otros compañeros de la zona*, periodo que duró dos años y medio, hasta que decidió, en la segunda visita de su mujer, volver al pueblo y esconderse. Esta decisión le permitió permanecer vivo, puesto que 15 días después, su grupo de maquis fue capturado y fusilado en Pozuelo de Zarzón. Entre esos compañeros se encontraba Justo Vila, que gracias al empeño de sus familiares y al apoyo de al Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura, este verano pudieron ser rescatados y llevados a Piornal sus restos mortales.

Víctor permaneció escondido en el desván de la casa de sus padres durante 3 años y 3 meses, durante los cuales siguió sin ver a su hijo, puesto que temían que la inocencia del niño pudiera desvelar su paradero.

Transcurrido este periodo, y con e aval de tres vecinos, fue llevado ante la comandancia de Cáceres, dónde su expediente comenzó a tramitarse, proceso que duró un año. Fue durante este tiempo cuando tuvo a su hija Pilar, que ya en la democracia se convertiría en una destacada dirigente socialista llegando a ser Presidenta de la Diputación de Cáceres.

Al finalizar ese año le llegó la sentencia, por la cual, en 1950 volvió a ingresar en prisión. Pasó cuatro años en la cárcel, hasta que en 1954 recibió el indulto aquejado de tuberculosis. Desde ese año, y hasta 2001 en el que falleció a los 91 años de edad continuó trabajando y transmitiendo sus ideales a su familia.

La historia de Víctor y Filomena es un motivo más que suficiente para que el sábado los jóvenes socialistas de la provincia de Cáceres queramos recuperar un trocito de nuestra historia y reconocer la labor que personas como Víctor y Filomena hicieron para que nosotros podamos vivir hoy en una democracia.

Y luego, ¿seguiremos diciendo que vivimos tiempos difíciles por culpa de la crisis?

VII Edición de los Premios a la Memoria Histórica “Luis Romero Solano”

Estándar

Albañil de profesión, Luis Romero Solano nació el 15 de febrero de 1908 en Alcántara. De familia humilde, su temprano ingreso en la sociedad obrera de su gremio no sería más que el primer paso del inquebrantable compromiso que tendría con la causa obrera. Fue miembro fundador y primer presidente de la Federación Provincial de las Juventudes Socialistas de Cáceres, y es la figura que los jóvenes socialistas de la provincia de Cáceres elegimos en el Congreso Extraordinario de nuestro 75 aniversario en 2008 para dar nombre a nuestros Premios a la Memoria Histórica.

La de este año es la VII Edición (las 5 primeras fueron bajo el nombre del alcalde Republicano de Cadalso “Máximo Calvo”). Ya ha salido el cartel que representará el premio este año y que ha sido realizado por Coral, una compañera de juventudes de Coria.

Ya están decididos los premiados de esta edición así como los detalles de la ceremonia de entrega,  en los próximos dias lo haremos público. El sábado 20 será uno de esos días cargados de emoción, en los que los nietos y biznietos recogeremos el testigo para recordar a aquellos a los que esa España negra se encargó de enterrar en el olvido.

La ceremonia estará amenizada por Itamar y Manolo, nada mejor que música de autor para una noche de emociones y recuerdos:

Retratos de un fin de semana

Estándar

Imagenes de un fin de semana hablando de juventud, de igualdad, de homosexualidad en el mundo rural, de las posibilidades de los jóvenes en nuestros pueblos, de como construir un modelo de gestión medioambiental que nos permita crear riqueza del paraíso natural en el que vivimos: Monfragüe, Geoparque, la dehesa…