Seleccionar página

Esta noche en la Casa de cultura de Guadalupe la Banda Celebra con un concierto el I Centenario de su fundación. Podría repetir aquí lo que digo todos los años: las dificultades de mantener una institución así en un pueblo alejado de todo, la falta de sensibilidad institucional en algunas ocasiones o lo que se echa en falta a los que ya no están.
Prefiero esta vez pensar en una casa de cultura repleta para acoger de nuevo a la banda en un concierto que hará un sencillo y breve repaso de lo que más ha sonado por las calles de Guadalupe a lo largo de estos 100 años:

  • Bélica, una diana que sonaba en 1902 bajo la batuta de los franciscanos y que aun solemos tocar en esas dianas con olor a resaca de cada 7 de septiembre.
  • Despiertas, una fantasía que se escuchaba en los primeros años de la banda y cuya copia se mantiene aun en los archivos musicales del Monasterio de Guadalupe.
  • La Orgía Dorada, para recordar aquellos años de la triste guerra civil en los que la banda se vio inmersa, o las subidas el día de San Fernando a la Base Militar situada en el Pico de las Villuercas.
  • Un tango típico de Jaume Texidor para rememorar los años 50: Marisa, perteneciente a las típicas “colecciones de alegrías” de la época.
  • Katiuska (pasacalles de la zarzuela de Solozábal), una zarzuela que ha sonado mucho en la banda de Guadalupe en todas sus épocas.
  • Ragón Falez de Emilio Cebrián, pasodoble taurino, de los que no faltan en los toros de agosto y prueba de sonido obligada para el concierto de ferias
  • 1492 Cristobal Colón (BSO de Vangelis), una de las primeras bandas sonoras con las que empezó a actualizar su repertorio la banda en los años 90
  • Recuerdo de un Centenario, de Cesáreo Plaza. Obra compuesta para conmemorar este primer centenario y que fue estrenada el pasado 8 de septiembre en el tradicional concierto de Ferias

Somos una banda pequeñita y sin grandes pretensiones, a años luz del CIBMV o Kerkrade, pero no lo pasamos nada mal. Esta es mi 18 Santa Cecilia como músico, así que supongo que ya soy mayor de edad para celebrarlo en las cañas del chipi después del pasacalles del sábado, aunque solo sea en recuerdo de Manolín, Cristino, el Tio Domingo, Santiago, y sobre todo, tratandose de Santa Cecilia: de mi tio Paco.