Seleccionar página

Cada 12 de Octubre desde hace algunos años, a los señoritos de patilla larga, traje corto y sombrero cordobés les da por irse a cagar con sus equinos a mi pueblo.

Atrás quedaron aquellos “fervorosos jinetes” que con un cubata en la mano y las riendas del animal en la otra querían entrar en la iglesia a rezar a la virgen (sic), o esos otros que arrasaban los campos y pueblos por donde pasaban como si de caballeros de la Edad Media se tratase.

Guadalupe es un pueblo que sabe distinguir al peregrino del turista, pero estos señores de patilla larga, traje corto y sombrero cordobés no son ni lo uno ni lo otro, nadie que se llame peregrino recorre un montón de km a caballo para dar una vuelta a la fuente del pueblo y no entrar ni siquiera a ver a la Virgen.

Señores de patilla larga, traje corto y sombrero cordobés:

No les extrañe que el pueblo de Guadalupe no les reciba con los brazos abiertos, ustedes no vienen ni por religiosidad ni por turismo. Ustedes ni siquiera vienen en son de paz porque van arrasando la tierra que pisan dejando el pueblo lleno de toneladas de MIERDA.

Pd.- Para evitar follones y malas interpretaciones: En todo momento me refiero a los señoritos de patilla larga, traje corto y sombrero cordobés. El que quiera entender que entienda.

Pd.- Un pequeño ejemplo: a este grupito solo le falta meter al de la banderita en la puerta de la iglesia para que la foto ya sea perfecta: