2011-2012

Estándar

Termina un año 2011 difícil, marcado por esa palabra maldita que tanto se repite, “Crisis”, y que no es otra cosa que el fruto de una situación complicada en la que vivimos.

Hace poco, en la celebración de los los VIII Premios a la Memoria Histórica, “El Tío Juan”, un hombre de 102 años de Hervás y con una memoria privilegiada, nos decía que no teníamos ni idea de lo que decíamos cuando hablábamos de crísis.

Comenzamos pues un nuevo año, con ilusiones y proyectos renovados, con afán de cambiar cosas y de hacer propósito de enmienda.

El final y comienzo de un nuevo año tiene siempre una banda sonora propia en mi pueblo, en Guadalupe, donde cada año muchas familias cantan para festejar la navidad por las casas y bares de la puebla.

Termina la navidad, la Petenera ha muerto así que vamos a enterrarla mientras preparamos la zambomba, la botella y el almirez para dentro de 11 meses; mientras hacemos sitio al Huesped del Sevillano, igual tiene razón el Tio Juan y no sabemos lo que decimos cuando solo sabemos hablar de crisis, crisis y más crisis.

Feliz 2011

Estándar

Entramos en un año nuevo, pero respetando viejas tradiciones que no se han perdido:

Feliz 2011


Señor Alcalde Mayor, (bis)
no prenda usted a los ladrones,
porque tiene usted una hija,
soledad y más soledad,
porque tiene usted una hija
que roba los corazones.

Señor Alcalde Mayor,
no prenda usted a los ladrones,
ni en Sevilla ni en Triana, (bis)
ni en Jerez de la Frontera,
he visto piernas más blancas,
soledad y más soledad,
he visto piernas más blancas
que las de la Petenera,
ni en Sevilla ni en Triana,
ni en Jerez de la Frontera.

Cuatro mozos atrevidos (bis)
se dieron de puñaladas,
por llegar a los botones,
soledad y más soledad,
por llegar a los botones
que lleva en el delantal,
cuatro mozos jaquetones
se dieron de puñaladas.

La Petenera se ha muerto, (bis)
ya la llevan a enterrar
entre cuatro monaguillos,
soledad y más soledad,
entre cuatro monaguillos,
el cura y el sacristán,
la Petenera se ha muerto,
ya la llevan a enterrar

La Petenera se ha muerto, (bis)
y no tiene quien la llore,
que la llore la Giralda,
soledad y más soledad,
que la llore la Giralda
que es a quien la corresponde,
la Petenera se ha muerto
y no tiene quien la llore

Navidad en Guadalupe

Estándar

La navidad en Guadalupe se vive de una forma diferente,  el sonido de la zambomba, el almirez y la botella de anís son de esos recuerdos de infancia que cada diciembre vuelven a resonar y hacen que uno se sienta en casa

El vídeo está grabado en Jordá, y corresponde a la cena de navidad del grupo de zarzuela de Guadalupe:

pasó la Nochebuena,
no vi tu cara,
para todos fue buena,
para mí mala.

La molinera,
dale a la piedra
con aire que muela.

Con la luz del cigarro
voy al molino,
se me apagó el cigarro,
perdí el camino.

La molinera…

Gasta la molinera
mandil de rengue
y el pobre molinero
piojos y liendres.

La molinera…

Gasta la molinera
recos collares,
de la harina que roba
de los costales

La molinera…

Gasta la molinera
zapatos bajos,
y el pobre molinero
anda descalzo.

La molinera…

Si supiera que estabas
en el molino,
de flores te regaba
todo el camino.

La molinera…

Arrímate al carrizo
de mi zambomba,
la que todas las noches
sale de ronda.

La molinera…

Molinero nuevo
vete al molino
que el molino parado
no muele trigo.

La molinera…

Guadalupe Canta en Navidad (II)

Estándar

Hoy os traigo otro vídeo de la presentación del libro “Guadalupe Canta en Navidad”, del 3 de diciembre de 1995. En esta ocasión se trata de “Canción de los niños pobres y enfermos”, interpretada de nuevo por la rondalla de la escuela de música de Guadalupe:

Pd.- Reitero el agradecimiento a la familia de Fortu que es la propietaria del video.

Guadalupe Canta en Navidad (I)

Guadalupe Canta en Navidad

Estándar

El puente de diciembre tiene múltiples significados, pero a mi el que siempre más me ha gustado ha sido el de ser el pistoletazo de salida de las zambombas, botellas y almireces por las calles de Guadalupe para cantar “la Zagalita”, “el calderero” o “la mosca la mora”.
Fue también en torno al puente de 1995 (el 3 de diciembre) cuando se presentó el libro que recoge todos los villancicos que se cantan por estas fechas en la puebla: “Guadalupe canta en navidad”, de Cesáreo Plaza. Un trabajo de muchos meses de recopilación que tuvo por recompensa un libro editado por la Editora Regional de Extremadura que se agotó en pocos meses. Una recompensa que se siente de cerca cada año cuando se ve salir a la gente cantando por las calles, libro en mano, o al saber que no hay casa del pueblo en la que falte un ejemplar para consultar esa letra que se resiste.

Recuerdo las muchas tardes que mi padre pasó con Juan José Sánchez, Juan Villa, Gregoria Rubio y principalmente con Carmen Jorge, su hijo José Antonio, Antonio Jorge Cortijo y su yerno Ángel Sánchez, con un caset para grabar la música y una libreta para copiar las canciones, en un tiempo en el que no se conocía aun ni el sibelius ni el encore, y toda la música se escribía a mano. Recuerdo el día que Jorge Villa se presentó con una foto del cuadro que desinteresadamente pintó para la portada del libro, las pruebas que llegaban de la imprenta Rayego o el día que por fín entró el libro en casa. Eran aquellos tiempos en los que tanto el ayuntamiento de Guadalupe como la consejería de cultura se preocupaban por recuperar y mantener vivas las tradiciones de los pueblos.

Hace poco la familia de Fortu (una de esas personas que vivía la navidad intensamente) nos dio una copia en vídeo de la presentación del libro. Iré colgando algunos videos poco a poco a lo largo de las navidades. Hoy para empezar os dejo con “bienvenido a nuestros valles”, interpretado por la rondalla de la escuela de música: