Por San Blas, a la banda de Música cuidarás

Estándar

Decía la escritora Isabel Allende en uno de sus libros que teníamos que tener “Memoria selectiva para recordar lo bueno, prudencia lógica para no arruinar el presente, y optimismo desafiante para encarar el futuro.”

Pero creo que en muchas ocasiones no tenemos esa memoria selectiva para recordar lo bueno, y tan solo recordamos lo peor, especialmente si lo peor es lo que nos está pasando en el presente más inmediato. Es por eso que hoy, en plena crisis político/institucional a todos los niveles, y en los que la política y los políticos se empeñan día a día en desprestigiarse a todas horas, me apetece traer aquí una memoria selectiva para recordar lo bueno, para que nos sirva para tener una prudencia lógica para no arruinar el presente y de optimismo desafiante para encarar el futuro.

En 1980 la banda de música de Guadalupe nombra como nuevo director en Septiembre a Cesáreo Plaza, tras el fallecimiento de Manuel Moreno, hasta ese momento su director. Hasta entonces, la banda había estado funcionando gracias al préstamo de instrumentos que la extinta banda de Villanueva de la Serena les había cedido, pero coincidió que a los dos meses de tomar la batuta Cesáreo, la Banda de Villanueva se reorganizaba y solicitaba que se le devolviesen los instrumentos.

Fueron meses de mucho trabajo entre músicos y miembros del ayuntamiento, de contactar con muchos pueblos de la región solicitando instrumentos en buen estado sin resultados positivos.

La única solución posible para la supervivencia de la banda era por lo tanto la compra de instrumentos nuevos. La respuesta del entonces alcalde de Guadalupe, Federico Gonzalo, y de todos los concejales del ayuntamiento y de todos los grupos políticos no pudo ser mejor: Acordaron ceder sus asignaciones municipales para la compra de los instrumentos, lo que tuvo un importe total de 1.200.000 pesetas de la época.

La Corporación que salvó a la banda, es bueno recordarlo, estaba compuesta por los siguientes concejales:

Federico Gonzalo Cordero (Alcalde)
Tomás García Aceituno
Tomás Rodríguez Sánchez
Juan Carpallo Piris
Francisco Quiroga González
Policarpo Sánchez González
Antonio Gonzalo Ramiro
Justo Regadera Poderoso
Casiano Poderoso Plaza
Juan Antonio Montaña Fernández
Nicanor Bautista Quiroga

El 3 de febrero de 1981, la banda estrenaba los instrumentos con diana y actuación en la romería de la ermita de San Blas.

Han pasado más de 30 años de esta historia en la que los concejales de Guadalupe decidieron ceder sus asignaciones para no perder a la asociación más antigua de la puebla, y hoy nos encontramos con que aun no se ha pagado a la banda el año 2012 y no sabemos a ciencia cierta si nos pagarán y cuanto en 2013, a la vista de los presupuestos presentados por el Ayuntamiento.

En los 80 la gente tenía su optimismo desafiante para encarar el futuro en la vuelta de la política y la democracia, y personas como las que formaban parte de aquella corporación municipal cumplieron con creces sus objetivos para mantener el optimismo en la ciudadanía. Hoy en día, solo podemos acudir a la memoria selectiva para recordar lo bueno, puesto que la falta de prudencia lógica de muchos de los políticos actuales hace que nos estén arruinando el presente, y así dificilmente podremos tener optimismo de ningún tipo para encarar el futuro.

Pese a que la imprudencia ilógica de algunos nos esté arruinando el presente, prefiero ser optimista para desafiar el futuro y pensar que volveremos algún día a cambiar el refrán y a decir que “Por San Blas, a la Banda de Música cuidarás”

Somebody That I used to know

Estándar

Gotye es un músico belga-australiano que se ha hecho famoso por la canción “Somebody that I used to know” (alguien a quien solía conocer).

De la canción original se han hecho multitud de versiones o cover (aquí puedes ver unas cuantas), sirva como ejemplo esto, aunque pueda parecer una tontería, como un argumento más contra los derechos restrictivos de autor que algunos quieren imponer. Sirva también como ejemplo lo que ha hecho Gotye, que lejos de denunciar estas imitaciones como hacen otros artistas, ha recopilado todas en un videoclip (al final del post)

Canción original “Somebody That I used to know:

Versiones:

Acapella versión

Versión Walk off the earth

Versión de Versión a lo árabe:

Videoclip

Versión Coral

Dibujos animados:

Parodias:

Recopilación de las mejores versiones de Somebody That I used to know en una sola:

Letra:
Now and then I think of when we were together
Like when you said you felt so happy you could die
Told myself that you were right for me
But felt so lonely in your company
But that was love and it’s an ache I still remember

You can get addicted to a certain kind of sadness
Like resignation to the end, always the end
So, when we found that we could not make sense
Well, you said that we would still be friends
But I’ll admit that I was glad that it was over

But you didn’t have to cut me off
Make out like it never happened and that we were nothing
And I don’t even need your love
But you treat me like a stranger and that feels so rough
No, you didn’t have to stoop so low
Have your friends collect your records and then change your number
I guess that I don’t need that though
Now you’re just somebody that I used to know
Now you’re just somebody that I used to know
Now you’re just somebody that I used to know

Now and then I think of all the times you screwed me over
But had me believing it was always something that I’d done
But I don’t wanna live that way, reading into every word you say
You said that you could let it go
And I wouldn’t catch you hung up on somebody that you used to know

But you didn’t have to cut me off
Make out like it never happened and that we were nothing
And I don’t even need your love
But you treat me like a stranger and that feels so rough
No, you didn’t have to stoop so low
Have your friends collect your records and then change your number
I guess that I don’t need that though
Now you’re just somebody that I used to know

Somebody, I used to know
Somebody, now you’re just somebody that I used to know
Somebody, I used to know
Somebody, now you’re just somebody that I used to know

I used to know
That I used to know
I used to know
Somebody

Un Candil para la OEX

Estándar

Habrá quien considere una frivolidad que con la que está cayendo en este país algunos reivindiquemos la cultura como una de esas líneas rojas que no se pueden traspasar en esa práctica tan de moda para nuestros dirigentes de hoy en día: los recortes.

En el anterior post hablaba del mundo rural y de las graves consecuencias de cerrar los PAC. Hoy traigo aquí las graves consecuencias que traería a Extremadura el cerrojazo que se le quiere dar a nuestra orquesta, a la OEx.

Monago inicio su mandato con una caza de brujas hacia Jesús Amigo, el director titular de la OEx. No paró hasta que se lo cargó.

Ahora les toca el turno a los músicos de esta joven orquesta que inició su andadura un 27 de octubre en un concierto inaugural en el Monasterio de Guadalupe. De nada les sirve al “Gobierno de Extremadura” los planes de viabilidad que los propios músicos han elaborado para su supervivencia. La “hoja de ruta” (esa forma tan particular que tienen los dirigentes de llamar a “sus soluciones”) está marcada de antemano. No quieren a la orquesta. La cultura, la música, eso de vivir de ser artista, está mal visto. Ya se sabe que los artistas suelen tener esa absurda manía de crear y pensar por si mismos.

En la última década el salto de calidad de los músicos extremeños ha sido más que notable, cada vez son más los paisanos que se han formado en nuestras escuelas de música y conservatorios y que hoy día pueden vivir de la música. Son muchos los extremeños que gracias a la apuesta que se ha hecho en los últimos años por la música en Extremadura han podido salir y vivir de ello.

Y si no se lo creen solo tienen que ver el salto de calidad que nuestras bandas (principalmente en la provincia de Badajoz con un gran apoyo de la diputación provincial, que todo hay que decirlo) han dado en los últimos años.

Si seguimos considerando la educación y la cultura como un gasto y no como una inversión es que como sociedad no hemos aprendido una mierda.

El sábado pasado en Badajoz cientos de paisanos se juntaron con los profesionales de la OEX para protestar por los planes del “Gobierno de Extremadura” haciendo lo que mejor saben hacer: tocar.

Desde aquí, un Candil para la OEX:

[vsw id=”vXX5i_qBNnY” source=”youtube” width=”420″ height=”336″ autoplay=”no”]

FIRMA EN APOYO A LA OEX

El Huésped

Estándar

Más de un año de ensayos colectivos en los que ha sido casi imposible juntar a las cerca de 50 personas que se han agrupado en torno a una ilusión colectiva: poner en escena una nueva representación de Zarzuela en Guadalupe. En este caso le tocó el turno a “El Huesped del Sevillano” de Jacinto Guerrero.

En esta ocasión he tenido la oportunidad de ver todo el proceso desde su inicio, de como costó elegir la obra adecuada y de las horas delante del ordenador para hacer una adaptación de una partitura preparada para una orquesta de cuerda a una más modesta formada por instrumentos de Banda. Quien sepa algo de música se puede imaginar el trabajo de chinos que supone esta adaptación musical en la que Cesáreo, mi padre, se ha tirado meses.

Muchas tardes de ensayo colectivo e individual preparando coros, solistas o ensayando cada uno en su casa su papel frente al instrumento.

Muchas semanas en el garaje de Manolo, cortando e ideando decorados y escenografía.

Un trabajo colectivo que en muchas ocasiones a algunos nos tocó vivir a kilómetros de distancia, pero que ha merecido la pena.

Dos días de lleno absoluto en las casi 400 butacas de la casa de cultura, aunque con ausencias destacadas, y es que como en ocasiones parece pasar en este pueblo, quienes más deberían apoyar e impulsar iniciativas ciudadanas como esta son quienes en los momentos que deberían menos están a la altura. Tiempo habrá para valorar todo en su justa medida, ahora es momento de disfrutar de lo realizado, ni las actuaciones durante ni los comentarios de después de aquellos que se mantuvieron ausentes, harán que el colectivo que puso en marcha El Huesped del Sevillano deje de estar orgulloso del trabajo realizado.

No todo han sido alegrías, una vez más la Calle Sevilla se ponía de luto, José Jado (para mi siempre será el Señor Jado), nos dejaba el día antes del estreno. Él, que como la señora Rosa, su mujer, tanto habían trabajado en las zarzuelas que se habían puesto antaño en Guadalupe, se marchó sin poder ver a Juan, su hijo, haciendo de embozado.

Me quedo con muchos momentos vividos en esta semana que he pasado en mi pueblo, pero hay uno en particular que me gustaría destacar: El homenaje a Ambrosio, Juanete, Leoncio y de manera especial a Isabel, la Duquesa Carolina de Luisa Fernanda, la voz de la Coral durante décadas. Isabel dijo que en estos momentos necesitaba algo así, yo creo que además se lo merecía con creces.

Y es que en esto de los homenajes, Guadalupe no suele estar a la altura. Los homenajes hay que hacerlos en vida, por eso en la banda de música ya pusimos hace algunos años en marcha un sencillo reconocimiento para nuestros mayores y para aquellos/as que cumplen sus bodas de plata en la Banda. Aun me cuesta entender como algunas personas de nuestro pueblo no han recibido el reconocimiento a toda una vida dedicada a trabajar por nuestro pueblo. Sigo sin entender, por ejemplo, que el Pabellón Polideportivo, el campo de futbol de la Estación o una calle, no lleven el nombre de Luis Reinoso, y me consta que él no es amigo de estas cosas, pero eso solo demuestra la humildad de un hombre que ha realizado una labor impagable con muchas generaciones de nuestro pueblo.

Más de un año de ensayos, ahora toca disfrutarlo y volver a levantar ese telón imaginario del centro cultural de la Puebla para dar posada de nuevo en el mesón del Sevillano a Fray Miguel y a “speedy”, como diría Luis Masa: “YA VOOOOOY” !!!!

Haciendo sitio al Huesped

Estándar

Hace más de 25 años un grupo de hombres y mujeres de Guadalupe se unieron en torno a un proyecto: recuperar la Zarzuela en Guadalupe. De aquello salió la representación de una de las zarzuelas más conocidas y difíciles: “Luisa Fernanda”.

Yo era muy pequeño y no la recuerdo, pero sí recuerdo el coñazo que dí a mis padres para que comprasen un reproductor VHS para poder verla. Creo que me costó algún que otro año hasta que apareció por casa un reproductor VHS que ha servido para desgastar la cinta hasta la saciedad y principalmente, para que vamos a engañarnos, para hacer de reloj encima de la tele.

Hace un par de años cuando se inauguró la tan esperada Casa de Cultura de Guadalupe, muchos de aquel grupo y otros cuantos nuevos pusimos en escena una Antología de la Zarzuela. El género chico regresaba a la puebla y esta vez para quedarse.

En unas semanas estrenaremos en Guadalupe “El Huesped del Sevillano”, una zarzuela de Jacinto Guerrero en la que llevamos trabajando más de un año, o mejor dicho en la que llevan trabajando más de un año, puesto que el principal trabajo lo están levantando los compañeros y compañeras que están en el día a día en Guadalupe.

50 personas implicadas en un pueblo de poco más de 2.000 habitantes, familias preparando trajes, decorados, etc…

Cuando le conté lo que estábamos haciendo a Vicente Pozas, (presentador del programa de cultura de Onda Cero Extremadura) me dijo que esto teníamos que contarlo. ¿Una Zarzuela, en Guadalupe?. La grabación es casera y de mala calidad, pero os la dejo por si alguien quiere escucharla:

Entrevista Zarzuela

Pd.- Dedicaría un post entero al culpable de todo esto, pero estaría feo que fuese yo quien lo hiciese…

2011-2012

Estándar

Termina un año 2011 difícil, marcado por esa palabra maldita que tanto se repite, “Crisis”, y que no es otra cosa que el fruto de una situación complicada en la que vivimos.

Hace poco, en la celebración de los los VIII Premios a la Memoria Histórica, “El Tío Juan”, un hombre de 102 años de Hervás y con una memoria privilegiada, nos decía que no teníamos ni idea de lo que decíamos cuando hablábamos de crísis.

Comenzamos pues un nuevo año, con ilusiones y proyectos renovados, con afán de cambiar cosas y de hacer propósito de enmienda.

El final y comienzo de un nuevo año tiene siempre una banda sonora propia en mi pueblo, en Guadalupe, donde cada año muchas familias cantan para festejar la navidad por las casas y bares de la puebla.

Termina la navidad, la Petenera ha muerto así que vamos a enterrarla mientras preparamos la zambomba, la botella y el almirez para dentro de 11 meses; mientras hacemos sitio al Huesped del Sevillano, igual tiene razón el Tio Juan y no sabemos lo que decimos cuando solo sabemos hablar de crisis, crisis y más crisis.