Seleccionar página

Llevo varios días intentando encontrar una explicación a la gran cagada que el PSOE está cometiendo en Navarra.

Todo parece apuntar ( y digo parece porque aquí nadie ha explicado nada) a que los miedos de de Ferraz a que ‘el tema navarro’ pueda afectar a las próximas elecciones generales ha sido el gran detonante del veto a la decisión de la ejecutiva del PSN. Los militantes aprobamos unos estatutos federales que otorgan a la ejecutiva federal la última palabra en materia de pactos con otras formaciones políticas, pero es ahora cuando yo me pregunto que derecho tiene un extremeño, un andaluz, un valenciano o un gallego a decirle a los militantes navarros que lo que ellos han decidido por mayoria para su comunidad no lo van a llevar adelante porque nos da miedo la estrategia de acoso y derribo de la oposición.

El argumento “oficioso” de que no se dan las condiciones para formar gobierno con NaBai no solo no me gusta, sino que me parece de una gran cagada y un acto de cinismo. A diario exigimos a Batasuna que condene la violencia y se integren democráticamente como partído político . Bien, NaBai hizo eso precisamente, se fué de Batasuna para condenar la violencia y apostar desde la paz por sus planteamientos independentistas o nacionalistas o como se quieran denominar (lo mismo me da que me da lo mismo).

¿Por que en Cataluña si podemos arriesgar en un gobierno en coalición con Iu y ERC y en Navarra no? ¿Tiene algo que ver que Cataluña sea una de las comunidades autónomas que más diputados aportan al congreso, y que dejar que allí gobernase Ciu seria un suicidio mayor que un 2º tripartito?

Los árboles no nos dejan ver el bosque, está claro que el psoe se arriesgaba con un gobierno en coalición con NaBai a una nueva envestida de acoso y derribo por parte del PP que podia llevar consigo un desgaste de voto de ‘centro’, ese que parece ser que es el que decide quien gana o pierde unas elecciones. Lo que no han valorado es que con decisiones como esta lo que pueden es conseguir el voto de castigo de la izquierda española, que no es otro que quedarse en casa el día de las elecciones.

No me ha gustado la actitud a nivel federal de mi partido en este asunto, como tampoco me ha gustado la actitud del Secretario General del PSN (Carlos Chivite) de no dejar entrar a las Juventudes Socialistas de Navarra en SU SEDE para ofrecer una rueda de prensa en la que explicar los motivos de su dimisión en bloque. Así no vamos por buen camino.

Pd.- Sigo siendo militante del PSOE, seguiré votando al PSOE y seguiré currando en el PSOE. Quien se extrañe de que un militante de un partido político critique públicamente a su dirección que se afilie a otro partido, porque cuando en un partido todos dicen exactamente lo mismo: “o piensa uno por todos, o no piensa ninguno”.