Matrimonio, sin más

Estándar

Se que ayer fue un día de alivio para muchos amigos/as, compañeros/as, familiares, etc… tras la ratificación del Tribunal constitucional de la Ley que permite el matrimonio entre personas que se quieren frente al recurso del Partido Popular, pero que quieren que les diga, yo no estoy contento.

Y no porque dos personas que simplemente se quieran puedan casarse con todas las de la ley, sino por tener que haber llegado hasta aquí, porque han sido capaces de llevar el recurso hasta el final y porque la caverna mediatica ha reaccionado de la peor forma posible.

Si dos personas se quieren, ¿quien es un periódico, un político o un Obispo para negar que se puedan casar?, ¿Tan dificil es entender esto?.

Dice la gaceta que será constitucional, pero que no es matrimonio, algo así como lo que argumentaba el PP en su recurso. Será un periódico, pero no es periodismo (leía en en el facebook), y lo llamarán derecha, pero es extrema derecha y de la peor.

Lo de la Iglesia es punto y a parte. 

Respeto sus creencias y su doctrina, ellos tienen el Matrimonio como un sacramento, y me parece muy bien si no quieren admitir el matrimonio de dos personas del mismo sexo, allá ellos con su conciencia, pero que le apliquen la doctrina a sus fieles, no al resto. Que no casen homosexuales y lesbianas en sus iglesias, pero que no nos digan quien se puede o no casar en nuestros ayuntamientos o juzgados al igual que yo no pido que se legisle en el congreso de los diputados si el sexo prematrimonial es pecado venial o mortal.  ¿Tan dificil de entender es esto?. ¿O quizás es que como no son capaces de que sus fieles sigan sus doctrinas quieren que sea el estado quien las imponga?. O no aprendí nada en catequesis o no me explicaron el reglamento de “amaos los unos a los otros”.

Yo me alegro cuando se casan amigos y amigas, pero ayer no fue un día feliz porque hubo quien fue capaz de llevar hasta el final un recurso para intentar tumbar el matrimonio entre personas que se quieren. Seré feliz el día que no nos extrañe que dos hombres se casen (algo que poco a poco se va normalizando) pero sobre todo el día que dos mujeres se casen, se besen en público y no sean insultadas en plaza pública, porque hasta en cuestiones que nos acercan e igualan sigue habiendo desigualdades.

Lo que hace falta…

Estándar

En noches como la de hoy, reflejo de los tiempos difíciles por los que atraviesa la izquierda de la vieja Europa, de nada sirve tirarse los trastos a la cabeza o sacar de paseo los sapos y culebras que uno pueda tener guardados dentro.

Hay muchas formas de decir las cosas y muchos lugares donde decirlas. En esto se diferencian los que vienen en una frustración personal constante, en un complejo de inferioridad enfermizo, de los que de verdad apuestan por cambiar las cosas que no funcionan.

Hacen falta cambios, pero el primero y más necesario es el de dejar de decir que hay que cambiar y empezar a poner en práctica esos cambios. La política de arreglar el mundo a golpe de tweet puede servir de desahogo para aquellos que no les quieren ni en su pueblo, pero ni sirve de análisis ni presenta soluciones.

Ponerse en modo radical o entrar en un concurso  “a ver quien es más de izquierdas” puede ser gratificante para aquellos que buscan la notoriedad cortoplacista, pero sigue sin aportar soluciones a los problemas, tan solo sirve para dar de cenar a sus egos. Les retrata.

O cambiamos o nos cambian:

La ciudadanía empieza a organizarse, movimientos como el 15M pueden tener sus aciertos y sus errores pero pone encima de la mesa una cuestión fundamental: el cabreo generalizado de la gente, que se traduce en algunas cuestiones concretas, algunas cargadas de razón y otras que son fruto del desconocimiento de las reglas de juego, algo que ha sido alimentado por los partidos políticos, demasiado preocupados por mantener un Statu Quo que les permitía vivir en una situación muy cómoda.

Los partidos tienen que salir a la calle, sí, pero también es momento de sentarse y ponerse a leer, a investigar, a profundizar en nuevas alternativas, en otras formas de hacer política, tanto en lo orgánico como en lo institucional.

Hace unas semanas se presentaba en Extremadura la Ley de Gobierno Abierto, este tipo de cosas, que no salen en los telediarios o en la prensa, son un comienzo que nos lleva por la buena senda. Vomitar frustración en twitter solo sirve para intoxicar el ambiente, pero no cambia nada.

Ley de Gobierno Abierto

Estándar

Hace unos dias el Gobierno Vasco presentaba una web en la cual cada ciudadano puede ver al detalle en que se gasta su gobierno los impuestos, hoy se ha registrado en Extremadura la propuesta de Ley de Gobierno Abierto de Extremadura.

Son tiempos difíciles para la política y muy complejos para los políticos, o al menos para aquellos que aun creen en la política como medio para transformar la sociedad. Pero son ellos solos los que se han ganado a pulso tener a la gente tan cabreada en la calle gritandoles que no les representan, porque en buena medida son muchos los que no lo hacen.

Estas dos iniciativas, la vasca y la extremeña, posiblemente no abran periódicos ni noticias en radio y televisión pero en estos tiempos en los que la desafección con los políticos va en aumento, es bueno que se escuche el cabreo generalizado y se empiecen a poner las bases para una nueva forma de hacer política.

Y es que esta propuesta de ley, acordada por los tres grupos de la asamblea, bien podría llamarse: Ley del sentido común, pues en eso se basa, en aplicar el sentido común al ejercicio de la cosa pública, en dar participación a la ciudadanía en la toma de decisiones y la exigencia de responsabilidades.

El primer paso ya está dado, ahora toca ponerlo en práctica y evitar que vuelvan a suceder cosas como que un gobierno abra una plataforma de opinión ciudadana, no la utilice, y cuando llegue el siguiente la cierre sin darle una segunda oportunidad, puesto que así dificilmente podremos los ciudadanos volver a creer en la política y seguiremos pensando que no nos representan.

Para terminar, agradecer a César Ramos, el impulsor de esta ley, su trabajo y dedicación durante estos meses para que quienes aun creemos un poco en esto de la política, sí nos sintamos representados.

Puedes descargarte la propuesta de Ley aquí.

Aldeacentenera

Estándar

Pese a ser una localidad que tenía muy cerquita de Guadalupe, tardé bastante en conocer Aldeacentenera. Fue hace algunos años, cuando de la mano de Sergio fundamos allí la Agrupación local de Juventudes. Ya ha llovido, el secretario provincial de JJSS por aquellos entonces era un joven César Ramos sin entradas en la frente. Muchos de los que ahora están en juventudes no habían cambiado los dientes de leche y casi me atrevería a decir que algunos de los que acaban de entrar no habían ni nacido.

Desde el principio se notaba que aquello era un pueblo con una magia especial, de otra pasta. La casa de cultura se llamaba (y se llama) Pablo Iglesias, y en la plaza del pueblo se podía ver un Libro de hierro con una poesía en homenaje a Pablo Naranjo, el cual da nombre a unos premios que celebran anualmente en la localidad.

Kiko, su alcalde, siempre te cuenta primero cuales son los proyectos que tiene para acto seguido contar todas las cosas que han hecho últimamente, no sin dejar siempre un toque reivindicativo para su pueblo, para su comarca y para las zonas rurales de Extremadura.

Hace unas semanas les han comunicado que les cierran el PAC (Punto de Atención Continuada), que para que nos entendamos no es otra cosa sino las urgencias sanitarias del pueblo. Por lo visto, para la Junta de Extremadura el Gobierno de Extremadura, la salud de los vecinos de Aldeacentenera y alrededores no es algo rentable.

 

Y aquí es donde viene todo un ejemplo de unidad y de acción de un pueblo dispuesto a luchar por su futuro. El día que cerraban el PAC centenares de vecinos se presentaron en las puertas del mismo para impedir su cierre, hubo vecinos que hasta se metieron debajo de la ambulancia para impedir que se marchase y desde el día 1 de Junio han organizado turnos para impedir que algún funcionario del Gobierno de Extremadura pase por allí a cerrarles y tapiarles el PAC. Lo cuentan desde un grupo que han creado en Facebook. Allí se puede ver como van las jornadas y los cambios de turno. 24h al día, un pueblo entero que ha tomado el centro.

No dejan de poner pancartas por todos lados, ayer colocaron un gran lazo negro en la torre de la iglesia y este sábado organizan un concierto en solidaridad con el pueblo. Hasta hay ya voluntarios que se han ofrecido para crear un PAC autogestionado.

Mal vamos si a estas alturas empezamos a ver la sanidad o la educación como gastos. Hay cosas que no se tocan, con las que no se hace negocio. Un médico en Aldeacentenera salva vidas, luego jamás nadie podrá decir que no es rentable o sostenible.

Algunos tienen su hoja de ruta marcada, lo tienen claro: recortar en sanidad y educación para que esta sea cada vez más deficitaria y empuje al ciudadano que pueda permitirselo a tener que asistir a la sanidad o la educación privada, quedando la pública para la beneficiencia. Y cuando esto sea así, ¿que empresa querrá montar un centro de salud o un colegio en un pueblo de 800 habitantes?

Por si esto no fuese poco:

El mayor grupo empresarial de sanidad, que se está quedando con la gestión de los hospitales públicos en Madrid, Castilla la Mancha o Valencia, se llama CAPIO. Les invito a que busquen un Rato en google quien está detrás de esta empresa, igual se llevan una sorpresa que les da algunos Dolores.

Toda mi solidaridad y apoyo al pueblo de Aldeacentenera, hoy son ellos, mañana puede ser mi pueblo, pasado puede ser el centro de salud de tu barrio.

Sin prisa

Estándar

…Pero sin prisa, que a las misas de réquiem nunca fui aficionado…

Así describía Sabina sus sensaciones al pasar la frontera psicológica de los 40 y diez, y esa es una de las frases que mejor describen las sensaciones ante el fin de semana que empieza este viernes en Madrid.

Allí se celebra el 24 congreso federal de JSE, mi último congreso federal como delegado de juventudes, la organización en la que entre cuando España gritaba contra la guerra de Irak, mi organización, en la que he crecido, en la que he aprendido tanto y  la que me ha permitido conocer a tanta buena gente.

No me arrepiento del día que entre en Hernán Cortés 36 con mi amigo Kike a preguntar que era eso de juventudes. Allí había una panda de locos en un zulo: César (joven y sin entradas), Kurdo (no paraba quieto), Jorge (Bisbal con aun más rizos), Juanra (con pelo!!) y Jandro (con su abrigo largo que le llegaba a las rodillas).

Cuando me quise dar cuenta me había liado la manta a la cabeza y una noche cenando, Leire (mi diputada favorita y cuya hermana tiene mejor gusto para elegir coche) me decía directamente y sin anestesia que me fuese haciendo a la idea de lo que me esperaba en la agrupación local de Cáceres.

El resto ya vendrá dentro de un par de años en un post de réquiem, ya saben, sin prisa, que a las misas de réquiem nunca fui aficionado.

Muchas cosas han pasado, buenas, malas y mediopensionistas que diría el otro, pero me quedo con las buenas. Con la gente, con mi gente.  Con las bodas y divorcios, con los campamentos, con los premios a la memoria histórica, con las jornadas, con el casar (mi segundo pueblo) con la gente que ha llegado después, con los que están llegando. Con los cabezones y hasta con el humor moralo (negaré haber dicho esto).

Se que puede sonar a despedida pero no lo es: sin prisa, que a las misas de réquiem nunca fui aficionado.

Educación

Estándar

Cuando pasamos de la “Educación para la ciudadanía” a la “Educación a base de policía” ocurren cosas como estas:

¿Que delito han cometido los jóvenes valencianos que han salido a la calle a pedir que se respete la calidad de su enseñanza pública?, ¿De verdad el mejor calificativo que podían dar desde la policía era denominar a estas dos menores como “El Enemigo”?

¿Como les explicamos a los chavales valencianos que no tienen calefacción en sus aulas, que no hay dinero para pagar el gasoil pero sí para pagar la gasolina de los Fórmula 1 de la capital de su comunidad?.

La situación es insostenible, no se que ha pasado en medio, pero he pasado de ser de la generación mimada, la generación nini y la generación mejor formada de la historia… a ser de la generación que dicen que viviremos peor que la de nuestros padres.

Lo siento, pero no lo acepto. Acepto ser de una generación que las va a pasar canutas, se que vienen tiempos duros, ya los estoy sufriendo, pero jamás aceptaré ser una generación que viva peor que la de mis padres en derechos y deberes. Los derechos sociales no cotizan en bolsa.

Menos Fórmula 1 por las calles de Valencia y más Fórmulas en las pizarras de los colegios.

Ecuador de campaña

Estándar

Las campañas electorales son esas cosas que muchos denominan costosísimas e inútiles, pero que tienen un gran valor, puesto que sirven, o al menos en teoría, para que los partidos políticos expliquen cuales son sus propuestas programáticas para los próximos cuatro años. Es el contrato que los partidos ofertan a la ciudadanía.

Esto es lo que dice la teoría, y sobre ella podríamos discutir y rellenar miles de post.

Para los militantes una campaña electoral es como para el apasionado del fútbol la fase final un mundial en la que su equipo se la juega.

Para algunos las campañas están protagonizadas por olores (el de la cola y cinta de pegar, el de los carteles recien llegados de imprenta, el de las lonas que se ponen en los escenarios…), de sonidos (el de los coches con megafonía en el pueblo, la radio de los viajes por Extremadura, el megáfono, los cánticos, el humor moralo…) y de sabores (las migas del padre de Iñaki, las cenas a deshoras al regresar de un pequeño pueblo de los Ibores o la sierra de Gata).

Son días en los que te montas en un coche sin saber muy bien a donde te toca ir ni en que día de la semana vives, pero son días que te permiten conocer la realidad más dura de nuestros pueblos, de conocer a muchos compañeros y ver como los pueblos están llenos de gente dispuesta a luchar por sus ideas, por sus pueblos y por su gente.

Para muchos de los militantes de juventudes esta campaña es muy especial, Leire Iglesias, nuestra Leire, la Leire que se ha formado en juventudes y que llegó a la presidencia del comité federal de JSE, es la apuesta del PSOE para ir de nº1 al congreso.

Fernández Vara suele comenzar sus mitines diciendo algo así como que “un partido es lo que queda cuando desaparecen los cargos”. En Extremadura ya han desaparecido, y quizás sea por eso por lo que por fin han empezado a valorar lo que había debajo. En esta campaña ya no son los cargos los que salen a dar mitines por el pueblo, sino los militantes con alguna pequeña responsabilidad los que nos estamos pateando la provincia para pelear por cada voto. Largas jornadas en la sede preparando la intendencia con Jorge, Santi y compañía, km por la tarde para llegar a un pueblo a compartir atril con unos compañeros que te reciben con los brazos abiertos y regresar a Cáceres con el tiempo justo para coger los carteles e irte de pegada. No nos quejamos, somos unos privilegiados por poder hacer aquello en lo que creemos.

La política está desprestigiada, y se lo ha ganado a pulso colocando a mucha gente que debería haber servido y se dedicó a servirse. Lo tenemos en todos los partidos, también en el mío. A mi también me cabrea e indigna, pero cuando llega una campaña y vuelvo a recorrer los pueblos de Extremadura con los compañeros y compañeras, vuelvo a reconciliarme con esto de la política, a descubrir que sí sirve para cambiar las cosas y que la mayoría de la gente está en esto para cambiar las cosas, sea cual sea su modelo o su forma de entender la sociedad.

El ROI de la democracia en el ámbito rural

Estándar

En este mundo de locos, hemos llegado a tal extremo que aplicamos los terminos de la rentabilidad hasta cuando estamos hablando de aplicar la democracia.

En Navatrasierra, un pueblecito de poco más de 200 habitantes situado en la comarca cacereña de la Jara, no podrán votar el próximo 20N en su pueblo, sino que tendrán que desplazarse 20Km hasta Villar del Pedroso, y a estas alturas creo que nos podemos imaginar que esos 20km no son de autovía precisamente.

¿La razón?, tiene menos de 200 votantes censados, y entonces no es “rentable” tener mesas electorales en las entidades locales menores donde hay menos de 200 votantes.

Parece ser que el ROI de la democracia en el ámbito rural sale en negativo, así dificilmente conseguiremos que nuestros pueblos sigan vivos.