Matrimonio, sin más

Estándar

Se que ayer fue un día de alivio para muchos amigos/as, compañeros/as, familiares, etc… tras la ratificación del Tribunal constitucional de la Ley que permite el matrimonio entre personas que se quieren frente al recurso del Partido Popular, pero que quieren que les diga, yo no estoy contento.

Y no porque dos personas que simplemente se quieran puedan casarse con todas las de la ley, sino por tener que haber llegado hasta aquí, porque han sido capaces de llevar el recurso hasta el final y porque la caverna mediatica ha reaccionado de la peor forma posible.

Si dos personas se quieren, ¿quien es un periódico, un político o un Obispo para negar que se puedan casar?, ¿Tan dificil es entender esto?.

Dice la gaceta que será constitucional, pero que no es matrimonio, algo así como lo que argumentaba el PP en su recurso. Será un periódico, pero no es periodismo (leía en en el facebook), y lo llamarán derecha, pero es extrema derecha y de la peor.

Lo de la Iglesia es punto y a parte. 

Respeto sus creencias y su doctrina, ellos tienen el Matrimonio como un sacramento, y me parece muy bien si no quieren admitir el matrimonio de dos personas del mismo sexo, allá ellos con su conciencia, pero que le apliquen la doctrina a sus fieles, no al resto. Que no casen homosexuales y lesbianas en sus iglesias, pero que no nos digan quien se puede o no casar en nuestros ayuntamientos o juzgados al igual que yo no pido que se legisle en el congreso de los diputados si el sexo prematrimonial es pecado venial o mortal.  ¿Tan dificil de entender es esto?. ¿O quizás es que como no son capaces de que sus fieles sigan sus doctrinas quieren que sea el estado quien las imponga?. O no aprendí nada en catequesis o no me explicaron el reglamento de “amaos los unos a los otros”.

Yo me alegro cuando se casan amigos y amigas, pero ayer no fue un día feliz porque hubo quien fue capaz de llevar hasta el final un recurso para intentar tumbar el matrimonio entre personas que se quieren. Seré feliz el día que no nos extrañe que dos hombres se casen (algo que poco a poco se va normalizando) pero sobre todo el día que dos mujeres se casen, se besen en público y no sean insultadas en plaza pública, porque hasta en cuestiones que nos acercan e igualan sigue habiendo desigualdades.

Lo que hace falta…

Estándar

En noches como la de hoy, reflejo de los tiempos difíciles por los que atraviesa la izquierda de la vieja Europa, de nada sirve tirarse los trastos a la cabeza o sacar de paseo los sapos y culebras que uno pueda tener guardados dentro.

Hay muchas formas de decir las cosas y muchos lugares donde decirlas. En esto se diferencian los que vienen en una frustración personal constante, en un complejo de inferioridad enfermizo, de los que de verdad apuestan por cambiar las cosas que no funcionan.

Hacen falta cambios, pero el primero y más necesario es el de dejar de decir que hay que cambiar y empezar a poner en práctica esos cambios. La política de arreglar el mundo a golpe de tweet puede servir de desahogo para aquellos que no les quieren ni en su pueblo, pero ni sirve de análisis ni presenta soluciones.

Ponerse en modo radical o entrar en un concurso  “a ver quien es más de izquierdas” puede ser gratificante para aquellos que buscan la notoriedad cortoplacista, pero sigue sin aportar soluciones a los problemas, tan solo sirve para dar de cenar a sus egos. Les retrata.

O cambiamos o nos cambian:

La ciudadanía empieza a organizarse, movimientos como el 15M pueden tener sus aciertos y sus errores pero pone encima de la mesa una cuestión fundamental: el cabreo generalizado de la gente, que se traduce en algunas cuestiones concretas, algunas cargadas de razón y otras que son fruto del desconocimiento de las reglas de juego, algo que ha sido alimentado por los partidos políticos, demasiado preocupados por mantener un Statu Quo que les permitía vivir en una situación muy cómoda.

Los partidos tienen que salir a la calle, sí, pero también es momento de sentarse y ponerse a leer, a investigar, a profundizar en nuevas alternativas, en otras formas de hacer política, tanto en lo orgánico como en lo institucional.

Hace unas semanas se presentaba en Extremadura la Ley de Gobierno Abierto, este tipo de cosas, que no salen en los telediarios o en la prensa, son un comienzo que nos lleva por la buena senda. Vomitar frustración en twitter solo sirve para intoxicar el ambiente, pero no cambia nada.

Ley de Gobierno Abierto

Estándar

Hace unos dias el Gobierno Vasco presentaba una web en la cual cada ciudadano puede ver al detalle en que se gasta su gobierno los impuestos, hoy se ha registrado en Extremadura la propuesta de Ley de Gobierno Abierto de Extremadura.

Son tiempos difíciles para la política y muy complejos para los políticos, o al menos para aquellos que aun creen en la política como medio para transformar la sociedad. Pero son ellos solos los que se han ganado a pulso tener a la gente tan cabreada en la calle gritandoles que no les representan, porque en buena medida son muchos los que no lo hacen.

Estas dos iniciativas, la vasca y la extremeña, posiblemente no abran periódicos ni noticias en radio y televisión pero en estos tiempos en los que la desafección con los políticos va en aumento, es bueno que se escuche el cabreo generalizado y se empiecen a poner las bases para una nueva forma de hacer política.

Y es que esta propuesta de ley, acordada por los tres grupos de la asamblea, bien podría llamarse: Ley del sentido común, pues en eso se basa, en aplicar el sentido común al ejercicio de la cosa pública, en dar participación a la ciudadanía en la toma de decisiones y la exigencia de responsabilidades.

El primer paso ya está dado, ahora toca ponerlo en práctica y evitar que vuelvan a suceder cosas como que un gobierno abra una plataforma de opinión ciudadana, no la utilice, y cuando llegue el siguiente la cierre sin darle una segunda oportunidad, puesto que así dificilmente podremos los ciudadanos volver a creer en la política y seguiremos pensando que no nos representan.

Para terminar, agradecer a César Ramos, el impulsor de esta ley, su trabajo y dedicación durante estos meses para que quienes aun creemos un poco en esto de la política, sí nos sintamos representados.

Puedes descargarte la propuesta de Ley aquí.

Ecuador de campaña

Estándar

Las campañas electorales son esas cosas que muchos denominan costosísimas e inútiles, pero que tienen un gran valor, puesto que sirven, o al menos en teoría, para que los partidos políticos expliquen cuales son sus propuestas programáticas para los próximos cuatro años. Es el contrato que los partidos ofertan a la ciudadanía.

Esto es lo que dice la teoría, y sobre ella podríamos discutir y rellenar miles de post.

Para los militantes una campaña electoral es como para el apasionado del fútbol la fase final un mundial en la que su equipo se la juega.

Para algunos las campañas están protagonizadas por olores (el de la cola y cinta de pegar, el de los carteles recien llegados de imprenta, el de las lonas que se ponen en los escenarios…), de sonidos (el de los coches con megafonía en el pueblo, la radio de los viajes por Extremadura, el megáfono, los cánticos, el humor moralo…) y de sabores (las migas del padre de Iñaki, las cenas a deshoras al regresar de un pequeño pueblo de los Ibores o la sierra de Gata).

Son días en los que te montas en un coche sin saber muy bien a donde te toca ir ni en que día de la semana vives, pero son días que te permiten conocer la realidad más dura de nuestros pueblos, de conocer a muchos compañeros y ver como los pueblos están llenos de gente dispuesta a luchar por sus ideas, por sus pueblos y por su gente.

Para muchos de los militantes de juventudes esta campaña es muy especial, Leire Iglesias, nuestra Leire, la Leire que se ha formado en juventudes y que llegó a la presidencia del comité federal de JSE, es la apuesta del PSOE para ir de nº1 al congreso.

Fernández Vara suele comenzar sus mitines diciendo algo así como que “un partido es lo que queda cuando desaparecen los cargos”. En Extremadura ya han desaparecido, y quizás sea por eso por lo que por fin han empezado a valorar lo que había debajo. En esta campaña ya no son los cargos los que salen a dar mitines por el pueblo, sino los militantes con alguna pequeña responsabilidad los que nos estamos pateando la provincia para pelear por cada voto. Largas jornadas en la sede preparando la intendencia con Jorge, Santi y compañía, km por la tarde para llegar a un pueblo a compartir atril con unos compañeros que te reciben con los brazos abiertos y regresar a Cáceres con el tiempo justo para coger los carteles e irte de pegada. No nos quejamos, somos unos privilegiados por poder hacer aquello en lo que creemos.

La política está desprestigiada, y se lo ha ganado a pulso colocando a mucha gente que debería haber servido y se dedicó a servirse. Lo tenemos en todos los partidos, también en el mío. A mi también me cabrea e indigna, pero cuando llega una campaña y vuelvo a recorrer los pueblos de Extremadura con los compañeros y compañeras, vuelvo a reconciliarme con esto de la política, a descubrir que sí sirve para cambiar las cosas y que la mayoría de la gente está en esto para cambiar las cosas, sea cual sea su modelo o su forma de entender la sociedad.

Programa, programa, ¿programa?

debate
Estándar

El candidato de IU a la presidencia de la Junta de Extremadura ha dicho hoy en un debate con el candidato del PSOE ante una pregunta de un ciudadano, que no sabía que hacer con lo del turismo en Extremadura, que no le había dado tiempo a hablar con el sector, y eso ha dado pié a un pequeño debate en twitter en el que alguna gente defendía al candidato de IU porque al menos no ha mentido y ha dejado claro que no tenía ni idea de eso del turismo en Extremadura.

debate
Momento del debate. El atril que está vacío corresponde al Candidato del PP de Extremadura, que no se ha presentado

Me preocupa el alejamiento de la ciudadanía hacia la política, lo cual lleva a desconocer el verdadero significado de que un candidato a la presidencia de la Junta de Extremadura, a 20 días de unas elecciones, no tenga claro que hacer con uno de los sectores más importantes esta tierra.

La realización del programa electoral de un partido político es algo que lleva tras de sí tiempo y  participación de mucha gente, o al menos así lo es en el partido donde milito. Son meses de recogida de propuestas y evaluación de la viavilidad de las mismas, discusiones, debates internos y externos y mucho análisis para llegar a tener al final un documento en el que mostrar cual es el contrato que ofrecemos a la ciudadanía para pedir la confianza.

Lo siento, pero al candidato de IU no le hace mejor el decir que no sabe que hacer con el turismo porque no se ha reunido con el sector, su sinceridad  lo único que pone de manifiesto es una falta de conocimiento de la realidad de Extremadura, es no tener claro cual es el contrato que se le ofrece al ciudadano cuando te comprometes con él para los próximos 4 años.

¿Contratarías a un administrativo que te dice que no sabe sumar, porque no le ha dado tiempo a aprenderlo, pero que si le coges para el puesto aprenderá?. Claro que puestos ha hacerse preguntas de este estilo, al que seguro que no contratas es al candidato que no se presenta a la entrevista de trabajo.

Sentido común

Estándar

No soy jurista, ni estudiante de derecho, ni tan siquiera está entre mis planes serlo el día de mañana, pero no creo que ello me invalide para hablar de algo que no deja de ser de sentido común: la justicia.

Un sistema judicial como el español, que tan pronto aparta de la carrera judicial a un Juez como Garzón por investigar el franquismo que ilegaliza partidos que rechazan la violencia bajo la acusación de terrorismo, no deja de ser un sistema judicial “injusto”.

En estos días, en los que tanto se escucha ese dogma inquebrantable de “acatar las decisiones judiciales”, esas frases grandilocuentes basadas en el “respeto a la justicia”, a uno le da que pensar, ¿y cuando me va a respetar a mi la justicia?

*Nota: Ahora es cuando a las tipicas acusaciones de rojo, masón y separatista los voceros de la caverna incluyen también el calificativo de anarcoterrorista o similar.

No me he leído la sentencia, pero no me hace falta hacerlo para saber que en el fondo, por mucho fundamento jurídico que se le de, a las decisiones de la justicia española lo que les falta últimamente es otro fundamento, el del sentido común, o peor aun, el del sentido democrático.

En un momento en el que un país practica el terrorismo de estado y todo el mundo lo celebra, nuestra justicia se dedica a ilegalizar partidos con una trayectoria democrática sólida, que llevan años rechazando el terrorismo y la violencia. No se a donde vamos a ir a parar, pero la irresponsabilidad democrática de quienes azuzan el debate, quienes aceptan las presiones con la boca pequeña y quienes impiden que todos seamos iguales ante la ley, no es algo que me tranquilice especialmente.

Bildu no es ETA, jamás los votaría, pero quiero tener derecho a poder hacerlo.

#quetejuegas

#quetejuegas
Estándar

#quetejuegasSon tiempos difíciles, nos habíamos acostumbrado a vivir por encima de nuestras posibilidades, áticos, duplex, cochazos… y de repente la burbuja del espejismo explota, y nos damos cuenta de que el ático, el duplex, el cochazo, los cruceros y el apartamento en la playa no son nuestros. Adiós a la buena vida, bienvenida la austeridad.

Esto, que es algo que hemos visto en muchas familias a nuestro alrededor, no ha escapado tampoco a la administración pública que también ha vivido por encima de sus posibilidades y se ha creído que podíamos tener de todo en todos sitios. Y cuando todo estalla es el momento de la racionalización, de recuperar para el vocabulario diario la “austeridad”.

Son momentos de reorganizarse, de ser conscientes que hay que poner límites a los desmanes, de admitir que son tiempos difíciles, que hay que apretarse el cinturón en las casas pero también en la administración.

Llega el momento de explicar que nos habíamos pasado, que no podemos tener campos de césped en todos los pueblos, que no podemos poner piscinas climatizadas como setas o que la administración no puede construir aeropuertos en una comunidad autónoma como la extremeña, con poco más de 1 millón de habitantes.

Pero hay algunas cosas que son irrenunciables. Ajustes, austeridad y reconversiones todas las que hagan falta, pero siempre hay un límite, una raya que no podemos rebasar.

Un candidato a presidir la Junta de Extremadura despreció la semana pasada la innovación como modelo de futuro para Extremadura y compañeros suyos en otras comunidades empiezan a decir ya lo que realmente quieren: privatizar servicios públicos como la sanidad y la educación e introducir el copago como fórmula de financiación para estos servicios públicos básicos.

Y aquí es donde está la línea roja que no se puede rebasar. Primero porque el término ya es un engaño. La sanidad y educación actual no es de copago, es de pago directo, porque la pagamos todos con nuestros impuestos. ¿Quieren que la paguemos dos veces? o peor aun, ¿que entienden por dinero público?. El dinero público no es propiedad de un ente abstracto llamado administración, es dinero de todos los contribuyentes, es decir, es mi dinero, y el tuyo.

Hay líneas rojas que no nos podemos permitir rebasar, y puede que ya hayamos rebasado alguna. Es importante que la gente sepa que se juega en las próximas elecciones, es importante que sepamos que vienen tiempos difíciles en las que habrá que hacer cosas que no nos gusten, pero lo importante de verdad es que nadie caiga en la trampa de “todos son iguales”, porque no es así.

Es importante que sepamos que nos jugamos, es importante que sepas #quetejuegas

Ya no tienes excusa: Opina

Estándar

Son muchas las veces que hemos dicho aquello de: “si yo fuese el presidente de la Junta…” o el no menos típico “pues si tuviese delante al consejero de…”. Pues a partir de ahora, en Extremadura tendremos la posibilidad de dejar de decirlo y pasar a actuar.

Desde hace unos días, los extremeños nos hemos situado a la cabeza de la PARTICIPACIÓN, sí, con mayúsculas. Desde hace unos días tenemos en marcha una de las patas más importantes del Gobierno Abierto (Open Goverment), que no es otra que la que permite a los ciudadanos formar parte activa de las decisiones que se toman en su comunidad autónoma.

Opina Extremadura es una plataforma que ha puesto en marcha la Junta de Extremadura con unos objetivos claros:

  • Promover la participación del ciudadano individual. Ya no es necesario pertenecer a un colectivo de peso para llegar al ejecutivo, cualquier persona podrá plantear directamente al ejecutivo sus propuestas.
  • Transparencia y honestidad: el gobierno plantea las iniciativas que tiene en marcha y deja que sean los ciudadanos quienes libremente opinen sobre ellas.

Y todo ello es posible gracias fundamentalmente a la forma en la que se ha realizado la plataforma:

  • Igualdad de condiciones: Tanto el gobierno como los ciudadanos pueden proponer sus iniciativas, las cuales aparecen al mismo nivel.
  • Contenidos Libres, bajo licencia CC
  • Integración total y absoluta con Facebook y twitter, destacando principalmente el apartado “lo que se cuece en las redes sociales” donde desde la propia plataforma podemos ver lo que se está comentando de la iniciativa en la página de Facebook y el twitter de opinaextremadura.
  • Contenidos, votaciones y comentarios geoposicionados.
  • Encuentros Virtuales en los que un miembro del gobierno responderá ante los ciudadanos (A esto en mi pueblo se le llama “dar la cara”)
  • Suscripción por RSS

De la presentación en el “Manuel Rojas” de Badajoz del pasado miércoles me quedo con unas palabras que pronunció Guillermo Fernández Vara, que creo resumen perfectamente el por qué es tan necesaria esta plataforma de participación:

«De una generación que disfrutó cuando pudo votar por primera vez hemos pasado a otra que pide compartir, opinar y participar. Por eso es necesario que pasemos de gobernar para los ciudadanos a hacerlo con ellos. No sé a dónde nos puede llevar esta iniciativa pero sé que no nos podíamos quedar quietos porque toda una generación se está yendo de la política y hay que buscar canales que les permitan el paso a algo que hasta ahora les estaba vetado: la vida pública»

La responsabilidad está ahora en manos de los ciudadanos, ¿te vas a quedar cruzado de brazos?. En slideshare tienes un tutorial sobre opinaextremadura: enlace