Ley de Gobierno Abierto

Estándar

Hace unos dias el Gobierno Vasco presentaba una web en la cual cada ciudadano puede ver al detalle en que se gasta su gobierno los impuestos, hoy se ha registrado en Extremadura la propuesta de Ley de Gobierno Abierto de Extremadura.

Son tiempos difíciles para la política y muy complejos para los políticos, o al menos para aquellos que aun creen en la política como medio para transformar la sociedad. Pero son ellos solos los que se han ganado a pulso tener a la gente tan cabreada en la calle gritandoles que no les representan, porque en buena medida son muchos los que no lo hacen.

Estas dos iniciativas, la vasca y la extremeña, posiblemente no abran periódicos ni noticias en radio y televisión pero en estos tiempos en los que la desafección con los políticos va en aumento, es bueno que se escuche el cabreo generalizado y se empiecen a poner las bases para una nueva forma de hacer política.

Y es que esta propuesta de ley, acordada por los tres grupos de la asamblea, bien podría llamarse: Ley del sentido común, pues en eso se basa, en aplicar el sentido común al ejercicio de la cosa pública, en dar participación a la ciudadanía en la toma de decisiones y la exigencia de responsabilidades.

El primer paso ya está dado, ahora toca ponerlo en práctica y evitar que vuelvan a suceder cosas como que un gobierno abra una plataforma de opinión ciudadana, no la utilice, y cuando llegue el siguiente la cierre sin darle una segunda oportunidad, puesto que así dificilmente podremos los ciudadanos volver a creer en la política y seguiremos pensando que no nos representan.

Para terminar, agradecer a César Ramos, el impulsor de esta ley, su trabajo y dedicación durante estos meses para que quienes aun creemos un poco en esto de la política, sí nos sintamos representados.

Puedes descargarte la propuesta de Ley aquí.

El desayuno

Estándar

Con esta oleada de calor en la que andamos metidos esta noche me ha costado dormir más de la cuenta, me fui a la cama pensando que lo que no conseguían los viernes de dolores provocados por los recortes de los consejos de ministros,irme a buscar trabajo a Alemania, lo iba a conseguir este calor.

Ha sonado el despertador a las 8:30 y con más sueño que una cesta de gatinos al pie de una estufa, me he ido sonámbulo hacia la máquina del café que me ha recibido seca, sin ni una gota. Para rematar la faena, en el mueble donde suele estar el paquete de café había un hueco que me decía que allí el café ni estaba ni se le esperaba.

No me ha quedado más remedio que ir a un bar a tomar uno. Al entrar el panorama era un tanto raruro: las paredes estaban vacías, había desaparecido la tele y la estantería de detrás de la barra estaba un poco desolada… tampoco le he dado mucha importancia, es el típico bar de barrio un poco anticuado, igual le había dado por redecorarlo y quitar esos viejos carteles de toros para cambiarlos por una decoración taurina de paredes lisas y vinilos artísticos con monteras y estoques.

Pido mi café y cojo el periódico para leer los recortes del día: cierre de las consultas en los pueblos, privatización de los retenes de incendios forestales, el ave que no arranca… al rato llegan dos parroquianos, uno pide un cortado y el segundo un chupito de hiervas hierbas.

Lo del chupito me hace desconectar del periódico, sí ya se que leer determinadas cosas en la prensa harían tirarse a la bebida al más abstemio, pero son solo las 9 de la mañana. El camarero resopla y responde que no, que no le queda licor de hiervas, que se terminó hace unos días y no ha pedido más porque hoy es el último día que abre el bar. Varón, 56 años, toda la vida en ese bar  y cierra porque no le da ni para pagar el alquiler del local. No sabe que va a hacer ahora, solo sabe que no podía seguir en el bar. El señor del chupito pide uno con leche y acto seguido empiezan a poner a parir a Rajoy.

Termino el café y me vuelvo a casa pensando en que a este paso la próxima vez que me quede sin café en casa igual estoy en Alemania, sin calor, pero puede que me atienda el mismo señor de 56 años, porque tal y como está la cosa terminaremos todos protagonizando de nuevo  “vente a Alemania, Pepe”. La otra opción es darse a la bebida, pero en el bar de al lado de casa ya no hay chupitos de hierbas. ¿Alguien sabe como se dice “un café con leche” en alemán?

El ROI de la democracia en el ámbito rural

Estándar

En este mundo de locos, hemos llegado a tal extremo que aplicamos los terminos de la rentabilidad hasta cuando estamos hablando de aplicar la democracia.

En Navatrasierra, un pueblecito de poco más de 200 habitantes situado en la comarca cacereña de la Jara, no podrán votar el próximo 20N en su pueblo, sino que tendrán que desplazarse 20Km hasta Villar del Pedroso, y a estas alturas creo que nos podemos imaginar que esos 20km no son de autovía precisamente.

¿La razón?, tiene menos de 200 votantes censados, y entonces no es “rentable” tener mesas electorales en las entidades locales menores donde hay menos de 200 votantes.

Parece ser que el ROI de la democracia en el ámbito rural sale en negativo, así dificilmente conseguiremos que nuestros pueblos sigan vivos.